Elegancia parisina



Mi lema siempre ha sido: menos es más cuando se trata de maquillaje, cubrir algunas imperfecciones, resaltar las pestañas, un poquito de rubor o bronceador y algo en los labios. Yo no sabía nada. Cuando caminas por las calles de París te das cuenta que con dos productos (quizás tres) basta para 'elevar' un rostro de común a très chic. Mis conclusiones sobre el maquillaje parisino son las siguientes:

1.- Delineador negro: En algunos casos era opcional, pero no dejé de verlo mientras paseaba; grueso, a veces difuminado 'como quien no tiene tiempo para esas trivialidades' (y vamos a ser francos, si vives en París ¿quién lo tiene?)

2.- La boca roja: No estaba acostumbrada a verlo tanto y con tanta intensidad. Jóvenes y mujeres adultas lo ostentaban de forma tan natural como si hubiese sido tatuado en sus labios desde niñas. Estaba asombrada. De buena forma.

3.- Eso es todo: !Era lo más increíble! Eso era todo. Quizás algo de rímel, muy discreto. Nada de base (que se pudiera detectar) nada de corrector, ¿sombras? No. Minimalismo puro. Una piel impecable detrás de dos piezas de maquillaje.



Me he propuesto el reto de recrear éste look. Para mi hazaña empecé por exfoliar la cara. Si sufres de poros ocluidos o de piel reseca sería buena idea hacerlo (en mi caso, estoy sufriendo de ambos). Una vez exfoliada, pasé a mi bloqueador solar, algo completamente necesario en mí día a día, pero es particularmente importante en la piel que ha sufrido algún tipo de abrasión recientemente, sea química o física. Como quería utilizar muy pocos productos para mantener el minimalismo inherente del look parisino, me decidí a unificar el color de mi cara usando una mezcla de corrector y un poco de humectante, para ello usé mi Elf Maximum Coverage Concealer en Porcelain y el Dramatically Different Moisturizing Gelde Clinique

Luego pasé a realizar photoshop en mi cara con el mismo corrector, ojeras, lados de la nariz, alguna que otra imperfección. Para los ojos, simplemente tracé una línea no muy gruesa del lápiz de ojos Le Crayon Khol de Lancome en negro, solo para darle un toque más francés ;). Ricé mis pestañas usando un mini rizador de Elf y utilicé dos capas de Maybelline Full N’ Soft.

Para acabar, pinté mis labios usando un Revlon Lip Butter en Candy Apple. Un rojo fácil de usar para aquellas que no estamos muy cómodas aún con rojos brillantes. Me ha encantado el resultado, creo que lo empezaré a realizar con más frecuencia, es una variación a mi normalmente ‘maquillaje natural’, quizás más audaz y hasta un poco reminiscente de otra época.


¿Te gustan los estilismos parisinos? ¿Los has probado? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!